Convulsiones febriles en niños: qué hacer, síntomas y consecuencias

La pediatra Irene Alías de HLA Mediterráneo te cuenta cómo reaccionar ante esta situación

Una convulsión es aquella situación en la que, de forma brusca, el niño empieza con movimientos musculares repetidos, anormales, acompañados, habitualmente, de pérdida de conciencia.

La fiebre en sí no produce convulsiones, sino que aparecen en niños con una determinada predisposición.

Se dan en niños de 6 meses a 5 años, en niños de mayor edad es raro.

Suelen aparecer el primer día de la fiebre, coincidiendo con la elevación de la temperatura y pueden aparecer a cualquier temperatura febril, da igual si tiene 38º o 40º. No se conoce bien la causa… Las provocan las infecciones víricas la mayoría de las veces, y no indica que sea una enfermedad grave… cualquier infección banal (catarro, amigdalitis…) con fiebre es capaz de producirla.

En ocasiones, la convulsión es el primer signo, el niño estaba tranquilo jugando y de repente convulsiona y cuando vamos atenderlo vemos que esta con fiebre.

¿Qué síntomas da?

    • Perdida de conocimiento

    • El cuerpo se pone rígido con movimientos de brazos, piernas, desviación de la cabeza hacia algún lado…

    • Se contrae la mandíbula

    • Puede hacerse pipí o caca durante la crisis 

    • Suele durar unos 5 minutos

    • Cede sola, sin tener que hacer nada

    • Tras la crisis, el niño se queda dormido o en un estado de confusión

¿Qué hacer?

Mantener la calma (ya sé que esto es complicado…) y tumbar al niño de lado, en posición lateral de seguridad, que le permitirá respirar mejor y evitaremos si vomita posibles atragantamientos.  

No introducir nada en la boca.

No realizar respiración artificial, el niño sigue respirando en todo momento

SI tiene fiebre, administrar supositorio de paracetamol para que le vaya bajando la fiebre. Como durante la crisis el niño está inconsciente no debemos dar medicación oral para evitar atragantamientos, mejor en ese momento vía rectal. 

Es conveniente que el niño sea valorado por un médico que confirme el diagnóstico, por lo que si es la primera vez o dura más de lo normal acuda al servicio de urgencias más cercano.

¿Cuándo consultar en urgencias?

En la primera crisis es conveniente acudir a un centro sanitario para saber la causa de la fiebre, pero no será necesario el ingreso.

Es aconsejable consultar de nuevo si se repite la convulsión, si la convulsión dura mucho tiempo (más de 15 minutos), el niño sólo mueve una parte del cuerpo, presenta cefalea intensa y vómitos, o no se recupera con normalidad al despertarse tras la crisis.

¿Qué consecuencias tiene?

Por suerte, a pesar del susto que nos llevamos,  y lo mal que se pasa viendo a tu hijo así… las convulsiones febriles tienen buen pronóstico, no producen problemas neurológicos posteriores, ni daño cerebral ni aumento del riesgo de epilepsia. Son niños completamente normales. 

En la mayoría de las ocasiones no se precisa ningún estudio ni tratamiento especial.

¿Se pueden prevenir?

Por desgracia no… Ni las medidas físicas ni la medicación previenen la aparición de convulsiones febriles. En las personas con esa predisposición pueden aparecer hasta los 5 años…

El tratamiento de la fiebre en los niños con convulsiones febriles debe ser el mismo que el de cualquier otro niño. Aunque a veces es complicado, por el miedo a que se repita… Las familias deben intentar estar tranquilas, no se deben dar antitérmicos más frecuentes, ni dosis más altas, ni cualquier otro tipo de medicación… Como siempre quítale ropa, dale un baño de agua templada y usa los antitérmicos a sus dosis habituales si existe malestar.

Si deseas más información, puedes hacer llegar tu consulta a través del formulario de contacto. Estaré encantada de poder ayudarte. 

ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.